Hace cinco años...

El diez de mayo, Facebook nos chivó a una gran amiga y a mi de rebote, que hacía cinco años de una instantánea muy emotiva y que al verla, me trasladó a ese año tan mágico. Y como es acercar un poquito mi trayectoria por el mundo de los loros, aprovecho la ocasión de compartirlo con todos vosotros.
Toda mi historia empieza en el verano de 2007, momento en que voy profundizando gracias a los emplumados de casa ya que por ellos empiezo a participar en comunidades lorunas, luego estudié auxiliar de veterinaria de exóticos, hasta empezar a realizar la formación secundaria de cursos dedicados al cuidado y manejo de papagayos.

En ese tiempo voy descubriendo congresos importantes, que por la dificultad de acceder a los lugares donde se realizan, no me atrevo a asistir, más porque no consigo convencer a ningún familiar o amigo que me acerque. Era una espinita clavada y que año a año seguía en la lista de pendientes... Hasta que en 2011 cogí fuerzas y empecé a ir a la aventura.

Unos meses antes de que empezara el año, asistí a mi primer curso de Loroescuela, hecho que me hizo conocer a gente y poder luchar contra mi timidez para ir al mejor evento loruno que hasta el año 2014 se celebró en la península ibérica: las jornadas lorunas.
XVI edición de Loroescuela
Las primeras que asistí fueron las del año 2011 y como os comento fueron mágicas: pude ver en persona profesionales que hacía años seguía en grupos o en crónicas escritas, firmar la pipa de la paz con algunas personas que ahora son grandes amigas y que me alegro mucho tener y disfrutar... Y conocer a otras que siempre ha habido una gran conexión, como es el caso de Rebeca, una de las protagonista de la foto.
Ángel Nuevo. X Jornadas lorunas
El otro protagonista es Edu, su guacamayo azul y amarillo y otra aunque no apareció es Iki, la Agapornis fischer que hizo que nos conociéramos en el foro de InfoAgapornis. Rebeca el año anterior ya había ido a las jornadas para poder cuidar mejor a sus loros, y tanto por como los tiene, la dedicación y que siempre hace lo mejor para ellos, es un gran ejemplo a seguir.

Fue uno de los motivos por los que decidí ir a esas jornadas, y uno de los motivos por lo que las recuerdo con muchísimo cariño, ya que las charlas, risas y conocer a su familia humana y emplumada, fue un lujo. Edu es un gran guacamayo, dulce, simpático y que conecté con él desde el primer segundo que lo conocí.
Edu y Hed
También ese año pude ir a otro congreso importante del mundo de los loros que en esa ocasión se celebraba en Itália: Become a Parrot.
Become a Parrot 2011
Vamos, fue un año muy activo, con muchas emociones y que por la foto que cierra está entrada, hoy he compartido estas líneas con todos vosotros.
Hace 5 años...

No hay comentarios:

Publicar un comentario