Hagen Vision. No es oro todo lo que reluce

Buenas Hedwinianos! Hace unos días os enseñé la nueva jaula de Hera, y hoy quiero hablar y analizar el modelo que hemos decidido que sea la jaula de viaje de los enmascarados de la casa: una Hagen Vision. Es una jaula muy conocida, muy amada y que por desgracia muchos emplumados tienen como primera residencia. Yo no estoy de acuerdo y por ello, quiero ser la voz crítica por si estais pensando en tener una, asumir las limitaciones, o directamente animaros a no incluirla como la casa habitual de vuestro emplumado.
Lo primero que debéis saber que su éxito y alegría de los consumidores no reside en el bienestar del ave, si no que siempre en caprichos y necesidades exclusivas del ser humano. Os animo a revisar reseñas o debates donde se hablen de ellas, siempre veréis las mismas alabanzas: es preciosa, fácil de montar y no ensucian nada, porque queda al 100% la suciedad dentro. Todo esto es verdad, pero yo os planteo una duda más: eso al emplumado que le importa? Es su casa y el lugar donde más va a estar, con lo que lo justo y ético sería pensar en su bienestar y la mejor opción para él, no el capricho nuestro y que case y conjunte con el mueble. Esto unido a que es un producto alemán que se vende en Zooplus, ha hecho que sea como las setas.
Hagen Vision M
La prueba de que es un producto pensada y diseñado para nosotros, es que todos los detalles están cuidados para que la experiencia sea agradable. Desde un diseño de caja que enamora desde el primer momento:
Caja Hagen Vision
Hasta la colocación de los elementos, todos encajados a la perfección y mostrando una sencillez al más puro estilo Jobs.
Hagen Vision M
Incluso mientras otras jaulas dejan a tu imaginación el montaje (por ejemplo la San Remo de Hera), siendo de risa las instrucciones, aquí nos incluyen dos tipos: una extendida y otra rápida.
Hagen Vision M
Uno de los accesorios que debemos de descartar y cuando se adquiera deberíamos de tener en el pedido son las perchas. Por muy bonito que la publicidad nos las vendan, siguen siendo de plástico y la forma puede resultar igual de perjudicial. Uno de los puntos que las perchas de plástico no son correctas es porque no permite que transpiren por las plantas de los pies, e independientemente del diseño es algo que siempre se resienten. Con lo que aunque muy bonitas y que casan con el diseño de toda la jaula, es una parte a desechar y tirar.
Hagen Vision M
En el apartado del montaje, la verdad que si es fácil, ya que consiste en tener un poco de maña y mucha fuerza bruta para presionar y encajar las partes.
Hagen Vision M
Imagino que en función del estado de cada plancha será más fácil una parte u otra, pero llegar hasta este punto es bastante fácil. A mi solo se me resistieron las puertas de los comederos, pero una vez visto el mecanismo y perder el miedo de romperlas, superamos la dificultad.
Hagen Vision M
Lo que es complicado que siempre me han dicho y conmigo no ha sido la excepción, es el techo. Fijaos si me costó, que tuve que cambiar de estancia para montarlo, ya que llegué a agobiarme bastante y decidí cambiar a una habitación más ancha y fresca. La media son unos 15-30 minutos de montaje y aunque no lo miré, si me dió la sensación de que rondó la media hora de montaje.
Hagen Vision M
Mientras la primera impresión de mi madre con la San Remo fue de cabreo por ser algo tosco y gigantesco, la Hagen Vision por su diseño le despertó un: "Oh, qué bonita! Casa perfectamente con el ordenador" y de nuevo como os decía en la introducción, me hizo despertar una sensación de que vamos por muy mal camino.

El problema que tienen estas jaulas para estos animales es lo que más nos encanta a nosotros: que todos los modelos tienen poco ancho y ese trozo de plástico transparente que impide que salga la suciedad, también impide que esten seguros y tranquilos. Son alrededor de 15cm que nos venden como espacio, pero que debido a no tener barrotes, no podemos utilizar y a ellos les hace sentir inseguros. Además, los barrotes son muy flexibles para poder montarla fácilmente, hecho que hace que delante de los picos de estos emplumados se deformen con facilidad y pueda haber algún escape en ejemplares mañosos.

La cuestión del ancho, es algo que no valoramos pero es el quid de la cuestión. El modelo L puede salvarse un poco por tener un largo bestial, pero el M que es el que os enseño o el S, son auténticas ratoneras, pues o la tienes totalmente vacía con dos pequeñas perchas (tanto de tamaño como por peso, ya que sus barrotes no aguantan peso y por ejemplo las percha Java no se pueden poner o quedan caídas), o en caso de poner juguetes dejamos al animal sin opción a movimiento.

Se que muchos el handicap de la suciedad es algo que tenéis que lidiar en casa (yo no soy una excepción y ha sido el talón de Aquiles durante mucho tiempo y aún tenemos algún coletazo), pero si os digo habiendo visto como están en la Trío o modelos de alta gama, que a ellos no les compensa y aunque sea duro lo que voy a decir, si el tener un agapornis implica en escoger este tipo de jaulas, sinceramente os desaconsejo y os animo a esperar y tener condiciones para tener una casa como se merecen. Ojo, no hablo de meter una jaula gigantesca, pero si que por ejemplo un modelo de estas características:
Voltrega. Antigua jaula de Hera
Resulta ser más respetuoso con ellos. Seguimos teniendo pegas de que es el mínimo, pero a ellos se les ve más estables y por ser algo más de ancho, da un pequeño juego a no estar sobrecargada per se.

También quizás alguno os habéis quedado KO que teniendo esta opinión tenga una Hagen Vision en casa. Como siempre digo no hay algo bueno o malo por si, si no que en circunstancias puede haber detalles que hagan interesante una cosa u otra. Por ejemplo estas jaulas siempre las he defendido como segunda residencia, ya que como comento ocupan poco, son por tanto fáciles de transportar en el coche o incluso en una maleta no ocuparían en exceso y por último, según el destino si nos puede interesar su función antisuciedad.

Esos casos que es temporal si veo correcto su uso, es un apaño que ayuda y soluciona, pero como os comento mi crítica es a pensar en que estos animales vivan para siempre en unas condiciones no óptimas, fastidiandolos por nuestro capricho de querer tener una mascota. Soy de la opinión que los que tienen que ganar son ellos y si no querías tener obligaciones de limpiar y tener una casa impoluta, pues tienes la mejor solución: no adquieras una mascota.

Publicado originalmente en Hedowichi Rulomaki

No hay comentarios:

Publicar un comentario