Mari

Después de ir profundizando y aprender con los cuatro fundadores, llegó el momento de probar suerte con lo que andaba tan de moda: la cría a mano. Se me resistió durante meses, pero finalmente un poco después de mi cumpleaños del año 2008 lo conseguí y se topó en mi camino un precioso pichón de mutación cobalto y de especie Agapornis personata.
Mari
En esa época no era fácil conseguir esta especie y mucho menos para criar a mano, con lo que la alegría fue muy grande. No obstante me duró bien poco, ya que tuve la mala suerte que vino bastante enferma la cría, complicándose cada visita del veterinario más. Al final por suerte dimos con el verdadero problema, pero este hecho hizo que no le gustaran nada las manos y fuera muy agresiva.
Mari
A medida que fue pasando el tiempo se hacía menos manejable, hecho que hizo que me animara a entrar en el mundo del adiestramiento y de terapias alternativas como las Flores de Bach. Nada funcionó con la diablesa azul, hecho por el cual ya empecé a ser crítica con el adiestramiento y con las flores mantengo una distancia, no siendo fan de ellas para animales.
Mari
Además del manejo con humanos, su impronta mal llevada hizo que fuera incapaz de interactuar con otros emplumados, siendo muy peligrosa ya que llegó a hacer heridas en lenguas y patas. Pero lo que me quedo de ella es que fue un animal muy inteligente, siendo el único de mis pájaros que mostró interés en el lenguaje. Con ella me replanteé muchos puntos de los que considerábamos como verdades absolutas con estos animales.
Mari
Su nombre tiene una curiosa historia, que me apetece compartir hoy con todos. Como he empezado mencionando, fue muy difícil encontrar un pichón, y unido a que House y Hedwig eran incapaces de sacar adelante sus nidadas, sentencié que de encontrar un pichón, sería obra del espíritu santo. Así que en uno de los foros que andaba, empezó la broma de que debería poner Jesús al pollo que encontrara. Por si era hembra (como resultó siendo al final), el juego era que iba a ser Jesús María o María Jesús.
Mari
El carácter que demostró desde un principio pensábamos que era hembra, con lo que empezamos a llamarla Mari y una vez que el sexaje lo confirmó, formalizamos su nombre como María Jesús, solo que por ser largo siempre la llamamos por el diminutivo.
Mari
Como habréis intuido al utilizar el pasado, Mari ya no vive. 2009 fue un año duro y complicado por muchas cosas para mi persona, y con ella me tocó aprender una dura lección: a quién escoges como cuidador temporal. Confié en alguien incorrecto que aunque me vendió una película, posteriormente supe que había fallecido.
Mari
Fue un golpe duro y que reconozco que me cuesta aún verla en fotos, pero es una pieza angular que sin ella no estaríamos ahora aquí, ya que si entré en el circuito de conducta fue por la diablesa azul. Así que por ello, no podía faltar en esta lista, porque para mi ha sido, es y será un ser muy especial.
Mari

No hay comentarios:

Publicar un comentario