House

House es la culpable de todo, ya que fue la primera en entrar a casa en cuando decidimos volver a tener un animal como miembro de nuestra familia. Llegó un 18 de julio del año 2007, y la verdad que no sabía la que se me venía encima!

Aunque no confiaba y extrañaba el hogar, si es cierto que mostraba una seguridad que chocaba, en especial llamaba la atención que todo lo que fuera preparados como papillas, potitos y esas texturas no las rechazara y comiera de ellas. Tiempo después en la tienda donde procedía me comentaron que era un ave devuelta tras un tiempo, justo cuando iba a cumplir un año de vida según su anilla (era muy curiosa y llamativa, ya que estaba personalizada con su fecha de nacimiento, además de ser más grande de lo normal).
Primera foto de House en casa
Este punto siempre ha sido nuestra lucha con esta señora roseicollis verde. Son de esos casos que se adquiere un animal por capricho y luego cuando hay problemas, dejamos al resto el marrón. Es un ejemplar precioso e impactante, donde su único problema que arrastra de su anterior destino es la inadaptación a la hora de relacionarse y en especial, de criar.
House y Hera
Con ella he aprendido esta faceta de los agapornis, teniendo que intervenir muy encima con su prole. Es el ejemplo triste de como un instinto de cría es fuerte y la haría por ello buena candidata, pero por su evolución y no haberse formado correctamente, hace que por el otro lado sea nulo.
House duchada
Por suerte no todo es negativo, y ha terminado siendo una buena tutora para sus pichones, haciendo que su descendencia no sufra de las taras que ella tiene. Actualmente por ello no cría y lo único que se va intentando aunque sin mucho éxito, es intentar que aprenda a acicalar correctamente otras aves.
House
Es más típicos de grandes psitácidas, pero House para mi es un ejemplo que el acicalamiento a un congénere también hay un grado de aprendizaje en estas pequeñas aves, y que quizás los picajes a los pichones o en mi caso a la pareja, se resolverían si hicieramos un cambio y una selección por carácter.

Peroooo aún así, para mi sigue siendo la mejor agapornis y espero disfrutarla muchos años más a mi lado!
House 9 años

No hay comentarios:

Publicar un comentario